Escondite

El escondite es un juego tradicional que les gusta jugar mucho a los niños, y al que también pueden jugar los papás. Se puede jugar al aire libre y también en casa. Hacen falta mínimos dos jugadores, aunque cuántos más haya mejor.

Necesitas

  • No se necesita ningún material, ¡sólo mucha imaginación!

Proceso para jugar al escondite

  1. Se señala un sitio, que se denomina “madre” o “casa“, en una pared, columna, árbol, etc., que servirá de lugar de referencia para el juego.
    El grupo de niños que participa del juego elige al niño encargado de buscar a los demás, tradicionalmente llamado “el que la liga”.
  2. El niño elegido tiene que contar con los ojos cerrados hasta el número que se decida, suelen ser 10, 20 o 50.
  3.  Al terminar de contar, éste niño debe avisar diciendo “ronda, ronda, el que no se ha escondido que se esconda, detrás de la olla. ¡Ya voy!” y comenzar a buscar a los demás.
  4. Al encontrar a uno de los niños escondidos tiene que llegar antes que él a la madre o casa y de decir “Por (el nombre del niño que ha visto)” y continuar buscando.
  5.  Si uno de los niños quiere ganar el juego y salvarse de ser encontrado, tiene que correr hasta el lugar donde se estaba contando, tocarlo y decir “Por mí“.
  6.  El último niño escondido puede salvar a todos si consigue llegar hasta la casa antes del niño que se la queda y decir: “Por todos mis compañeros y por mí el primero
  7. Si se salvan todos los niños el juego se repite y se la queda otra vez el mismo niño. En casos de que el se la queda haya descubierto a varios jugadores se la queda el primero en haber sido visto.

Nota: con niños menores de 3 años este juego tiene otro cariz. A los niños de tan corta edad normalmente les gusta que les encuentren, por lo que el juego como tal se desvirtúa, aunque en realidad adaptándonos un poco a ellos también nos lo podemos pasar muy bien.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *