Tensión superficial del agua

Hoy os mostramos un experimento casero que le gusta mucho a los niños. En este experimento se muestra la tensión superficial del agua. Todos sabemos que una aguja de coser no flota en el agua, ya que es más densa que ésta. Sin embargo, si se coloca adecuadamente con un papel en la superficie del agua podemos conseguir que la aguja flote. ¿Magia?. No, ciencia!!!!

Necesitas:

– un recipiente con agua

– una aguja de coser

– un papel o un filtro de papel

– un palillo

Proceso:

  1. Llena el recipiente de agua
  2. Coloca encima del papel la aguja
  3. Coloca el papel (con la aguja  encima) en la superficie del agua cuidadosamente, de manera que queden flotando
  4. Con mucho cuidado, con la ayuda del palillo, vas hundiendo poco a poco el papel en el agua, de manera que la aguja quede flotando

¿Qué ocurre?

A las moléculas de agua les gusta estar con otras moléculas de agua, se llama cohesión. La cohesión es debida al carácter polar de las moléculas de agua. Polar significa que por un lado tienen carga positiva y por el otro negativa, por eso se atraen entre ellas.

Las moléculas de agua que están en el interior están rodeadas de moléculas de agua todas partes, pero las moléculas de la superficie no tienen a nadie arriba, así que se agarran muy fuertemente tanto a las de los lados como a las de abajo formando una especie de piel elástica sobre la que se sujeta, en este caso, la aguja.

Podemos entender la tensión superficial como una especie de membrana elástica que dificulta “ingresar” al líquido. Por este fenómeno, algunos insectos tienen la posibilidad de posarse sobre el agua sin que se hundan.

Ha continuación podemos ver una demostración práctica de este experimento casero:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *