Submarino casero

Hoy os mostramos un experimento casero que les va a encantar a los niños. En este experimento haremos con elementos sencillos de encontrar en casa un mini submarino casero. Podremos conseguir que este mini submarino suba o baje dentro del agua a nuestra voluntad. ¿Magia?. No, ciencia!!!!

Necesitas:

– una botella de plástico rígido llena de agua

– un globo

– una tuerca

Proceso:

  1. Mete el globo a través de la tuerca, de manera que esta tuerca quede situada justo en el principio del globo (lo que se podría llamar el cuello del globo)
  2. Llena la botella de agua
  3. Introduce la tuerca y el globo en la botella, de manera que la tuerca quede hacia abajo. Comprobaremos que el globo flota en la parte de la superficie del agua, y la tuerca queda perfectamente sumergida
  4. Tapa la botella con el tapón
  5. Aprieta la botella más o menos en la zona donde queda la tuerca (en la mitad de la botella)
  6. Una vez que el globo se ha hundido hasta el fondo, deja de apretar la botella
  7. El globo vuelve a subir

¿Qué ocurre?

Cuando introducimos el mini submarino en la botella, éste flota porque contiene un poco de aire. Entonces, al hacer presión en las paredes de la botella  esta presión se transmite por igual al mini submarino (principio de Pascal), lo que provoca que el aire que contiene se comprima y disminuya su volumen. Esta disminución provoca que entre agua en el mini submarino que pierde flotabilidad y se hunde. Si en esta situación se deja de ejercer presión, el aire se expande y expulsa el agua del mini submarino, por lo que vuelve a flotar. Se puede repetir este proceso cuántas veces se quiera.

A continuación podemos ver una demostración práctica de este experimento casero:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *