El recipiente y la vela

Hemos hecho un nuevo experimento casero y os lo vamos a contar. Vamos a comprobar cómo el agua que hay en un plato entra en un recipiente cuando se apaga una vela en su interior. ¡Este experimento le encanta a los niños!.

Necesitas:

– un plato hondo
– una vela
– un recipiente de vidrio transparente más alto que la vela
– agua
– tinta
– una cerilla

Proceso:

  1. Con la cerilla se enciende la vela, y se fija en el plato con la propia cera calentada
  2. Se echa en el plato un poco de agua, en la cual se habrán diluido algunas gotas de tinta para hacerla más visible
  3. Se cubre la vela con el recipiente de vidrio

¿Qué ocurre?

Después de unos instantes la llama se apaga y el agua del plato entra en el recipiente, ocupando más o menos la quinta parte.

Ocurre esto porque la vela, al arder, consume una parte del aire, el oxígeno. El agua, empujada por la presión exterior, entra en el recipiente ocupando el espacio que ha dejado libre el oxígeno, pero no puede llenarlo por completo ya que una parte del aire, constituido por nitrógeno, sigue ocupándolo.

Os dejo aquí un enlace con una demostración práctica de este experimento:

Recordaros que este experimento debe ser realizado o supervisado por un adulto, ya que los niños y las cerillas no hacen muy buena combinación

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *