El huevo que flota

El experimento del huevo que flota nos ayudará a comprender un principio físico muy importante, la densidad. El experimento del huevo flotante nos permitirá observar como los objetos ( en este caso un huevo ) se hunden mas en agua dulce y flotan mejor en el agua salada. Se trata de un experimento casero muy sencillo de hacer en cualquier casa.

Necesitas:

– sal de mesa

– dos vasos con agua

– 2 huevos frescos crudos

– una cucharilla de café

Proceso:

  1. Llena los dos vasos con agua del grifo
  2. Mete un huevo dentro de un vaso de agua. Comprueba que el huevo se hunde
  3. Llena al menos dos cucharillas de café con sal y viértela en el vaso de agua que no tiene el huevo
  4. Remueve bien el vaso para que se disuelva la sal lo más posible
  5. Mete el otro huevo dentro del vaso de agua que tiene sal. Comprueba que el huevo flota (si no flota prueba a añadir más sal)

¿Qué ocurre?

La explicación de este fenómeno es simple: ¡la DENSIDAD! En el experimento del huevo en agua salada pudiste comprobar que el huevo colocado en agua salada flotó y el que estaba en agua del grifo no lo hizo. Debido a que el agua salada es más densa que el agua dulce, el huevo no se hunde como normalmente lo haría.

 

Ha continuación podemos ver una demostración práctica del experimento:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *